Descripción del blog


Este blog educativo está dedicado a la Historia del Arte en general, y a la Historia de las Artes Decorativas y el Diseño en particular (indumentaria, joyería, cerámica). Moda en el Arte, Arte en la Moda. Como la figura mitológica de Cassandra, aspira a la verdad, aunque sin pretensiones proféticas. Todas las imágenes contenidas en esta web tienen exclusivamente una intencionalidad didáctica. Si alguna imagen empleada vulnera derechos de autor, puede solicitar la retirada del material que considere de su propiedad intelectual. El contenido de mis artículos puede ser descargado libremente, pero por favor, cite la procedencia. Imagen que encabeza el blog: Las rosas de Heliogábalo, Lawrence Alma-Tadema, 1888, colección Pérez Simón

domingo, 31 de agosto de 2014

MANUEL PERTEGAZ O EL ARTE Y LA ELEGANCIA DE LA ALTA COSTURA ESPAÑOLA




Artista genial y trabajador incansable, nos ha dejado a la avanzada edad de 96 años el modista turolense (Olba, 1918 -Barcelona 2014) Manuel Pertegaz.  Junto con Cristóbal Balenciaga y Pedro Rodríguez, formaba la tríada esencial de la alta costura española del siglo XX. 
De orígenes humildes, contó con el apoyo de su familia, en especial de su madre Elisa, quien siempre confió en su talento.
Comenzó sus pinitos en la moda y las joyas desde muy jovencito, con tan sólo 10 años en  un taller de joyería de la calle de los Ángeles de Barcelona y con 13 en la sastrería de Angulo de la misma ciudad. En plena postguerra, en 1942, abrió su primera casa de modas en la ciudad condal y unos años después su equivalente madrileña.
Organizó desfiles en Nueva York, Berlín, Venecia, Londres, Barcelona o Madrid, entre otras ciudades. En su taller de Madrid llegaron a trabajar más de 800 empleados.

Taller de Barcelona de Pertegaz (años 60)

En 1954 comenzó a ser conocido internacionalmente, presentando sus colecciones en Estados Unidos, junto con otros modistas europeos de la talla de Valentino, las hermanas Fontana o Pierre Cardin. 
Suzy Parker con un diseño de Pertegaz, 1954
Boceto de 1952

La falda-pantalón de seda, uno de los diseños distintivos de los años 50 de Pertegaz
Diseño de los años 50 de carácter floral
Sus diseños coparon las revistas de moda más prestigiosas como Harper´s Bazaar, Vogue o Telva.
Pertegaz con una de sus modelos en los años 60

La década de los 60 fue su etapa de máximo esplendor. Curiosamente en aquel decenio surgió el prêt-à- porter. Así las cosas, el sueño de la alta costura se desvanecía para muchos, pero Pertegaz supo adaptarse a los tiempos. 


Logotipo de Pertegaz

Disciplina, constancia y pasión por el trabajo fueron el secreto de su éxito, que abarcó no solo la alta costura sino también el diseño de perfumes y accesorios como zapatos, sombreros y tocados, además de joyas y piezas de bisutería. 


Su primera colección de joyas la presentó en Barcelona hace solo seis años.

Llegó a tener unas dos mil clientas fijas. Entre ellas descuellan las actrices más bellas y elegantes del panorama hollywoodense como Ava Gadner, Audry Hepburn o Marisa Berenson así como las representantes más afamadas de la alta sociedad internacional (Jacky Kennedy, Aline Griffith, condesa de Romanones, la duquesa de Windsor ) y por supuesto la alta burguesía catalana (Bibí Samaranch fue una de sus más fieles clientes) y la aristocracia madrileña. 
También fueron fieles clientes del couturier español grandes almacenes de Estados Unidos. Exportó sus creaciones a Inglaterra, Suiza y Canadá.


Diseños de Pertegaz en los grandes almacenes Lord & Taylor de Nueva York
Ava Gadner con diseño de Pertegaz
Suzy Parker con diseño de Pertegaz, foto de Henry Clarke, British Vogue 1954
El diseño de boda de la princesa de Asturias, actual reina de España es quizá la obra más conocida realizada por Pertegaz. La reina Sofía también ha sido cliente de Pertegaz
Su ideal estético femenino era la estilosa Audry Hepburn, lo cual nos dice mucho de este diseñador que llegó a ser sinónimo de elegancia, refinamiento, modernidad y buen gusto. 
Audrey Hepburn, prototipo del ideal de belleza y elegancia de Pertegaz: la mujer etérea, la mujer-cisne
Le fascinaba especialmente el arte barroco y el diseño contemporáneo.

Recibió todo tipo de parabienes, premios y galardones desde el Oscar de Costura de la Universidad de Harvard, la Medalla de Oro de la Universidad Complutense, la del Mérito de Bellas Artes, la Aguja de Oro, Premio Nacional de Moda, etc.

Refinamiento y elegancia eran sus señas de identidad

En el año 2004 el museo Reina Sofía le dedicó una espectacular muestra antológica con 75 diseños fechados entre los años 50 y mediados de los 70.

Laura Ponte con el diseño de Pertegaz que lució la cantante Salomé en 1969 en el Festival de Eurovisión. Foto de Toni Bernard para el catálogo de la exposición de Pertegaz en el MUSEO MNCARS
La exposición de Pertegaz en el MNCARS, Madrid, 2004
Las revistas de moda y la prensa se hacen eco de su fallecimiento y de su relevancia en la moda española:
En el ABC.

PARA SABER MÁS:
En el programa Imprescindibles de RTVE.
Monográfico del programa Solo Moda de RTVE.
Colección Bisutería Pertegaz.

jueves, 21 de agosto de 2014

EL CLAUSTRO ROMÁNICO DE SANTO DOMINGO DE SILOS




Para los que nos apasiona la estética y mística románica, austera, sencilla y sobria, Silos es un referente esencial.
Enclavado en un pequeño y precioso pueblo burgalés, la abadía benedictina de Santo Domingo de Silos fue un importante centro de peregrinación en la Edad Media ya que los peregrinos venían a rezar al santo, aquí enterrado. En este monasterio se conserva el el claustro más emblemático del arte románico español. 
Este convento, históricamente, ha atraído a numerosos artistas, como al  poeta de la Generación del 27, Gerardo Diego, que le dedicó el célebre soneto "El ciprés de Silos":

Enhiesto surtidor de sombra y sueño 
que acongojas el cielo con tu lanza. 
Chorro que a las estrellas casi alcanza 
devanado a sí mismo en loco empeño. 

Mástil de soledad, prodigio isleño, 
flecha de fe, saeta de esperanza. 
Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza, 
peregrina al azar, mi alma sin dueño. 

Cuando te vi señero, dulce, firme, 
qué ansiedades sentí de diluirme 
y ascender como tú, vuelto en cristales, 

como tú, negra torre de arduos filos, 
ejemplo de delirios verticales, 
mudo ciprés en el fervor de Silos.





Los capiteles figurados, extraordinariamente bien conservados por lo general, muestran bestiarios medievales, símbolos de vicios y virtudes. No debemos olvidar que en la Edad Media la sociedad era mayoritariamente analfabeta, siendo el arte la biblia de los iletrados, una forma de enseñar la religión y sus misterios.





El carácter docente-catequético de las imágenes se observa en estas arpías, animales maléficos por antonomasia, de cuerpo de ave,  cabeza de mujer y cola de serpiente.





Los relieves muestran la vida de Cristo dentro de los parámetros característicos del románico como la perspectiva jerárquica o ley de majestad, la isocefalia, la adaptación al marco…

La duda de Santo Tomás

La muerte de Cristo en la cruz

En el "Camino de Emaus", como en el resto de las escenas, destaca el canon alargado de las figuras y la riqueza de los plegados.


En un claro anacronismo, los soldados romanos son representados como medievales, con su característica cota de malla.



En el claustro se conservan estas preciosas tallas góticas -del siglo XIV o inicios del XV- realizadas en piedra caliza (dolomítica calcárea) policromada. Representan a Santa Ana, con la Virgen María y el Niño Jesús.




Obsérvese el naturalismo preciosista de la indumentaria que portan estas esculturas, destacando especialmente la toca medieval que luce Santa Ana. Tampoco faltan las piezas que simulan joyas como la corona o el broche del Niño Jesús.




Asimismo, esta escultura refleja con detalle el mobiliario de la época con motivos ornamentales de carácter geométrico y de inspiración floral.


En la visita al claustro no pasan desapercibidas las interesantes techumbres gótico-mudéjares del siglo XIV. En ellas, aunque no se puede apreciar con mucho detalle por la altura, se encuentra todo un catálogo de escenas religiosas y/o cotidianas del otoño de la Edad Media como llamaba Huizinga a la etapa final del medievo. Son magníficas las indumentarias de los personajes representados desde juglares, hilanderas, soldados, cazadores, hasta ¡una corrida de toros! como vemos en estos alfarjes (artesonados). En ellos no faltan jubones, calzas, tocas y mitras (en el caso de la monja cisterciense con hábito blanco). Se cree que algunas de estas escenas se basan en el Libro del Buen Amor del Arcipreste de Hita según opinión de la estudiosa del tema Carmen Juan Lovera.







Alfarjes que representan escenas de toreo:



Los motivos decorativos son -como no podía ser de otra manera- de tipo geométrico y de neta influencia islámica. Recordemos que los mudéjares eran los musulmanes que vivían en territorio cristiano, mientras que los mozárabes eran los cristianos que vivían en territorio islámico en la etapa de Al Ándalus.



En los muros del claustro se pueden observar las marcas de los canteros.


El Tesoro del monasterio alberga importantes ejemplos de pinturas, esculturas y artes decorativas medievales (esmaltes, custodias, arquetas relicarios de Limoges, telas…)

Patena y cáliz del siglo XI, taller hispano de influencia mozárabe, con decoración de filigrana y engaste de piedras. Son piezas de plata batida, grabada y sobredorada.


Custodia procesional o de asiento, Francisco de Vivar "el Viejo", Burgos, 1526. Las partes lisas con aplicación de cabujones son del siglo XVIII.

  





Arqueta relicario con esmaltes champlevé, taller de Limoges. Cobre cincelado, grabado,  y dorado. Alma de madera de roble. Siglo XII
.



En el claustro se conserva el deslumbrante sepulcro de Santo Domingo -datado en el siglo XIV-. Son espectaculares las representaciones de joyería y orfebrería gótica de la imagen: la corona, la indumentaria, el anillo, la encuadernación del libro, el báculo...







Más información sobre Silos, en la web del Monasterio. Y sobre el coro de los monjes, un ejemplo: canto de los monjes de Silos.

Cerca de Silos merece una visita el  hermoso desfiladero de La Yecla, parque natural de la Sierra de la Demanda, donde, aparte de disfrutar del paisaje, podemos  contemplar buitres leonados.







La Yecla: Donde nunca llega el sol (always dark) from Silberius de Ura on Vimeo.