Descripción del blog


Este blog educativo está dedicado a la Historia del Arte en general, y a la Historia de las Artes Decorativas y el Diseño en particular (indumentaria, joyería, cerámica…). Moda en el Arte, Arte en la Moda. Todos los textos han sido escritos por la autora del blog, Ana Galván Romarate-Zabala. Si los utilizas, cita las fuentes. Como la figura mitológica de Cassandra, este blog aspira a la verdad, aunque sin pretensiones proféticas.
Todas las imágenes contenidas en esta web tienen exclusivamente una intencionalidad didáctica. Si alguna imagen empleada vulnera derechos de autor, puede solicitar la retirada del material que considere de su propiedad intelectual. El contenido de mis artículos puede ser descargado libremente, pero por favor, cite la procedencia. Imagen que encabeza el blog: Las rosas de Heliogábalo, Lawrence Alma-Tadema, 1888, colección Pérez Simón.

domingo, 29 de enero de 2017

TAMARA DE LEMPICKA, ICONO DEL ART DÉCO (DEL TEMA 6. FUNDAMENTOS DEL ARTE II)


Autorretrato en Bugatti verde, Tamara de Lempicka, 1929, Colección privada. 
¡Saludos!

Si hay una pintora que podemos considerar como epítome del Art Déco, ésa es sin duda María Górska, más conocida como Tamara DE LEMPICKA. 
Transgresora, independiente y moderna, es la pintora del estilo Art Déco por antonomasia, un compendio del espíritu de esa época. 
Nació en el seno de una familia adinerada en Varsovia (Polonia) en 1898 que, a la sazón, era una ciudad perteneciente al Imperio ruso. Su padre abandonó a la familia cuando era pequeña y será criada por una abuela y su tía. Estudió en Suiza. Vivió en San Petersburgo (Rusia) y allí se casó muy joven con un abogado ruso, Tadeusz Lempicka, de quien tomaría el apellido. 


        Tamara de Lempicka posando a lo Greta Garbo, actriz con la que guarda un cierto parecido.


Tamara de Lempicka fotografiada  en 1928. 

Desde niña sintió fascinación por el arte y el lujo. Le encantaban las joyas, particularmente las esmeraldas, los diamantes y los rubíes. Artista cosmopolita y viajera, vivió en Polonia, Rusia, Francia, Estados Unidos y Méjico. En Méjico pasó sus últimos años y allí murió en 1980.
Cuando estalló la revolución bolchevique en 1917 huyó con su marido a París donde viviría una vida mundana, de fiestas y excesos, pero donde también se convertiría en la retratista de las celebridades de la época. 
En 1926 se divorció de su primer marido. Viajó en numerosas ocasiones a Italia y allí fue amiga del decadente esteta italiano, el escritor Gabriele D´Annunzio. 
A pesar de su aparente vida glamurosa, sufrió intensas depresiones que no le daban tregua.


Lempicka fotografiada pintando a su marido, c. 1930. Foto: Therese Bonney / AKG-IMAGES / East News. 


           A Tamara de Lempicka le encantaba el lujo y las joyas y posaba en las fotos como una estrella de cine.



                  Casa déco de Tamara de Lempicka en París, en la calle Guy de Maupassant.




Estudio de Tamara de Lempicka en  la calle Mechain de París. Copyright of image by Studio Piaz

Esta fascinante artista, que tuvo una vida de película, fue adorada y despreciada a partes iguales, pues para algunos vanguardistas “bienpensantes” representaba el paradigma de lo kitsch o un personaje esteticista de otra época. Recordemos que la vanguardia “seria” consideraba que el Déco era una reminiscencia del arte del siglo XIX, como algo anticuado aunque, en verdad, fuera todo lo contrario. Ella y su arte eran considerados como la esencia de la frivolidad. Su pasión por la belleza y el lujo no casaban con los artistas de vanguardia comme il faut. Aunque no la faltó trabajo como retratista de las elites aristocráticas, en el mundo del arte siempre fue una especie de outsider, no siendo aceptada en general, ni por su colegas pintores ni por los críticos de arte.
Su objetivo como pintora no era copiar la realidad sino crear un nuevo estilo, brillante y de colores luminosos donde predominara la elegancia de las figuras representadas. Y es que Lempicka se especializó en retratos de mujeres déco, con fondos arquitectónicos de rascacielos de ese estilo, muy abundantes en sus cuadros. 
En sus obras retrata el nuevo paradigma de la mujer de los años 20 y 30, mujeres que pretenden ser emancipadas, que fuman, conducen su propio coche, adoptan una indumentaria un tanto andrógina, con cabello bob o a lo garçon, hacen deporte,  viajan y disfrutan de la vida... 
Muchos retratos de líneas netas y pulidas son desnudos y en ocasiones, muestra abiertamente escenas de homosexualidad femenina. 
Los cuerpos que pinta suelen ser muy escultóricos, con formas rotundas, como si fueran estatuas clásicas pero sin estar basadas en las proporciones perfectas del canon griego. 
Las miradas de los retratados suelen ser melancólicas, tristes o pensativas. Consideraba que se autorretrataba en todas sus obras.
Sus referentes estéticos son muy variados: oscilan entre la pintura italiana del Renacimiento –en especial adoraba la obra de Bronzino-, las conexiones con las odaliscas rotundas  del neoclásico francés Jean-Auguste-Dominique INGRES –deliberadas o no-, y sobre todo el influjo del Cubismo.


Gertrude Stein
, la célebre escritora y coleccionista de arte y estadounidense retratada por PICASSO en 1906. Museo MET de Nueva York. Fuente de la imagen: MET




Madre e hijo representadas por PICASSO en 1921. Fuente de la imagen:
https://es.pinterest.com/pin/137782069822180231/

Las líneas depuradas, facetadas y geométricas que dominan su obra también nos remiten a PICASSO, y no solo al cubista, sino también al más “clásico” de la “vuelta al orden” de los años 20. 
Entre sus profesores en París destacan André Derain y el neocubista André LOTHE (1885-1962). Sin duda Lothe es el que más profundamente marcó su obra pictórica y de él asimiló un cubismo “blando”. Según Alain Blondel, Lempicka consiguió un proceso de síntesis sorprendente y único en sus obras entre el arte renacentista y el neocubista. 


Asimismo, hay ciertas concomitancias entre Lempicka con el realismo mágico y los pintores alemanes de la Nueva Objetividad, en particular con Christian SCHAD. Los retratos de Schad como el del aristócrata Graf St-Genois d'Anneaucourt,  epitomizan el glamour decadente de la época de la República de Weimar (1919-1933).



María y Annunziata "del puerto", Christian SCHAD, 1923, Museo Thyssen, Madrid. Fuente de la imagen: Museo Thyssen.


     La estética del cuadro Doble 47 de Tamara de Lempicka, c.1924 nos recuerda en este caso al realismo soviético.

Sus pinturas parecen imágenes de revistas de moda. Concede mucha importancia a la pose, la vestimenta, incluso el maquillaje. Incluso ella misma posaba como si fuera una estrella de cine, siempre sofisticada, siempre elegante y a la última. De hecho la llegaron a comparar con la mítica Greta Garbo con la que guardaba un cierto parecido.
Su etapa dorada como pintora coincide plenamente con el período déco, fundamentalmente en la década de los años 25 al 35. 
Se casó dos veces –la segunda en 1934- y tuvo una hija, Kizette, a la que retrató con frecuencia en cuadros que están entre lo mejor de su producción. 
En los años 40 se estableció en Estados Unidos con su segundo y millonario marido e inició allí una etapa abstracta intentando formar parte de la pintura americana con escaso éxito.
Las celebridades hollywoodenses adoran los cuadros de Tamara de Lempicka. Es frecuente que el estilo déco o neodéco decora muchas de sus mansiones. Por eso no es extraño que  la actual y  principal coleccionista de las obras de Lempicka sea Madonna y también, aunque en menor medida, el actor Jack Nicholson y la cantante Barbra Streisand. 

Entre sus pinturas podemos destacar: 

*Su Autorretrato en un Bugatti verde, 1929 (es la imagen del inicio de este artículo)  es su cuadro posiblemente más conocido. En ella se representa como una mujer moderna y distinguida, llevando guantes y un sombrero muy ajustado tipo cloche. Aparece conduciendo un coche deportivo Bugatti–que nunca tuvo- sugiriendo la idea de velocidad y las máquinas, temas que fascinaban a los artistas de vanguardia, en especial a los vinculados con el futurismo italiano. Capta, como en una fotografía, un momento exacto. Esta pintura fue un encargo para la portada de una publicación alemana llamada Die Dame especializada en promover la imagen de una mujer moderna. Por eso es una obra que está a caballo entre las bellas artes y el diseño gráfico y de moda. El maquillaje también es muy déco.

*La Duquesa de la Salle (1925) es un retrato maravilloso que muestra a una mujer andrógina, que viste un tuxedo de corte masculino. Las referencias arquitectónicas no faltan en el fondo del cuadro.



           La Duquesa de la Salle, Tamara de Lempicka,  1925.


              Retrato del Conde de Afflito, Tamara de Lempicka, 1925.


        Dos mujeres con sombrero cloche. Tamara de Lempicka, 1925. 


Kizette en el balcón, 1927. 

*En La bella Rafaela, de 1927, se han observado reminiscencias del tenebrismo de Caravaggio con su énfasis en el juego entre luces y sombras. Pero en esta obra el foco se ha centrado en el cuerpo escultural de la mujer representada.



La bella Rafaella, 1927.


*El más ávido coleccionista de las obras de Tamara de Lempicka fue el doctor Boucard al que retrató con apariencia de espía de película en 1929. De hecho, durante la Segunda Guerra Mundial tangencialmente se vió envuelto en actividades de espionaje. Su yate fue utilizado por la Resistencia francesa para transportar municiones y andando el tiempo lo adquirió el magnate griego Aristóteles Onasis. En este cuadro, el famoso baceteriólogo aparece con los simbólicos tubo de ensayo y microscopio para que no nos quede duda de su filiación laboral. Como ganó mucho dinero con sus investigaciones médicas pudo adquirir retratos de Lempicka. Este retrato nos transmite una imagen muy glamurosa del doctor, muy lejana al trabajo real de un científico. Esta pintora también retrató a la esposa e hija de Boucard.


Retrato del doctor Boucard, 1928.

*La música (1929) es una bella alegoría sobre este arte. Es representada como una elegante mujer de pelo oscuro, absorbida en su interpretación musical. Recordemos que las referencias a la música fueron muy habituales en la pintura cubista de inicios del siglo XX.



La música, Tamara de Lempicka, 1929


St. Moritz, Tamara de Lempicka, 1929. 



Rascacielos, Tamara de Lempicka, c. 1929. 


Retrato de Mrs. Allan Bott, Tamara de Lempicka 1930. 


Joven con guantes, Tamara de Lempicka, 1930.


Fuente de las imágenes de los  cuadros de Tamara de Lempicka de este artículo: http://www.delempicka.org

Más información en:
La web oficial y completísima sobre Tamara de Lempicka y en la web theartstory.