Descripción del blog


Este blog educativo está dedicado a la Historia del Arte en general, y a la Historia de las Artes Decorativas y el Diseño en particular (indumentaria, joyería, cerámica…). Apuntes de Fundamentos del Arte I y II. Cine en el Arte, Arte en el Cine. Todos los textos han sido escritos por la autora del blog, Ana Galván Romarate-Zabala. Si los utilizas, cita las fuentes. Todas las imágenes contenidas en esta web tienen exclusivamente una intencionalidad didáctica. Si alguna imagen empleada vulnera derechos de autor, puede solicitar la retirada del material que considere de su propiedad intelectual. El contenido de mis artículos puede ser descargado libremente, pero por favor, cite la procedencia. Imagen que encabeza el blog: Un Bar aux Folies Bergère, Édouard Manet, c. 1882. Courtauld Institut, Londres. Fuente de la imagen: Wikimedia Commons. Public Domain

lunes, 26 de diciembre de 2016

SURREALISMO, RECURSOS EN RED. TEMA 5. FUNDAMENTOS DEL ARTE II




El Surrealismo fue un movimiento de vanguardia artístico-literario surgido en Francia a partir del Dadaísmo, en el primer cuarto del siglo XX. En concreto, fue fundado en 1924 en Paris. 

El grupo surrealista en 1930: Tristan Tzara, Paul Éluard, André Breton, Jean Arp, Salvador Dalí, Yves Tanguy, Max Ernst, René Crevel y Man Ray.


Mediante Manifiestos, esto es, textos de carácter reivindicativo, muy usuales en el arte de vanguardia, expusieron su ideario estético. Su punto de partida fue la publicación del “Primer Manifiesto Surrealista” por el escritor francés André Breton.  


En principio era un movimiento de y para escritores, pero de inmediato se vislumbraron las enormes posibilidades que tenían para la pintura y la escultura. Pronto se distinguieron dos modos de hacer arte surrealista. 
El arranque predominantemente literario del surrealismo explica la total ausencia de un código o fórmulas plásticos. Así, el surrealismo artístico no tenía ninguna técnica precisa, no posee unidad formal. De una parte, los pintores que seguían defendiendo el automatismo  como mecanismo libre de la intervención de la razón; entre los más destacados están Joan Miró y André Masson. 

Joan Miró, el carnaval del arlequín, 1924
El pintor surrealista André Masson en su taller de Aix, 1952
De otra, cada vez adquirió más fuerza la opinión de quienes creían que la figuración naturalista podía ser un recurso igual de válido. Es el caso de Salvador Dalí, René Magritte, Paul Delvaux o Yves Tanguy. 

René Magritte, Les compagnons de la peur, 1942
Paul Delvaux, la ventana, 1936
René Magritte, los amantes, 1928
Salvador Dalí,  el mercado de esclavos, 1940. En esta imagen doble se aprecia el busto de Voltaire
Los surrealistas, en líneas generales, fueron un grupo compacto y dogmático, capitaneado por el escritor André Breton. Crearon revistas surrealistas como “Minotauro” o “La revolución surrealista” donde se publicaban textos, dibujos, fotografías…… 

Interior de la casa de André Breton en la que podemos apreciar su colección de arte africano y surrealista
El Surrealismo trataba de plasmar el mundo de los sueños, del subconsciente y la imaginación que escapan a la razón humana. Así, presentaban una clara influencia de las doctrinas de Freud y sus teorías del psicoanálisis. 
Los surrealistas reivindicaban el azar o la sorpresa, sin ninguna intención de crear cosas bellas o morales. 

Detalle de El jardín de las delicias de El Bosco, 1500

Detalle de la representación manierista del verano realizada por el pintor italiano  Arcimboldo. Este pintor, el Bosco, Goya o el metafísico Giorgio de Chirico fueron referentes esenciales para los artistas surrealistas

Se les considera los nuevos “románticos” ya que el Surrealismo vendría a ser como una herencia última del Romanticismo (componentes literarios, imaginativos, valoración de la libertad absoluta). Pero el Surrealismo fue también heredero del Dadaísmo: la actitud polémica frente a la realidad, la actitud de unir arte con vida, etc.
El Surrealismo presenta múltiples influencias: el pintor El Bosco (pintor flamenco 1450-1516), el manierista Arcimboldo, o la pintura metafísica italiana (se desarrolla entre 1911-15 y su máximo representante es Giorgio de Chirico). 
Giorgio de Chirico, canción de amor, 1914

El arte surrealista investigó nuevas técnicas, como el frottage (dibujos compuestos por el roce de superficies rugosas contra el papel o el lienzo), la decalcomanía (aplicar gouache negro sobre un papel el cual se coloca encima de otra hoja sobre la que se ejerce una ligera presión, luego se despegan antes de que se sequen), el cadáver exquisito (en la cual varios artistas dibujaban las distintas partes de una figura o de un texto sin ver lo que el anterior había hecho pasándose el papel doblado) o la pintura automática. También se interesaron por la expresión de colectivos a los que apenas se había prestado atención en el pasado. El arte de los pueblos primitivos, el arte infantil, el de los dementes, etc. fue revalorizado desde entonces. 

Decalcomanía realizada por Oscar Domínguez con Marcel Jean: El león-la ventana, 1936. Gouche sobre papel

Etapas del Surrealismo: La duración del Surrealismo es muy extensa, desde 1924 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. En una primera etapa, durante los años 20 se va configurando el movimiento: se celebra la primera exposición surrealista en París en 1925. Breton se adhiere al partido comunista.   En 1929 Breton publica el Segundo Manifiesto Surrealista. 
Durante una segunda etapa, en los años 1930, el movimiento se extendió más allá de las fronteras francesas.  
En 1938 tuvo lugar en París la Exposición Internacional del Surrealismo que marcó el apogeo de este movimiento antes de la guerra. Participaron entre otros, Marcel Duchamp, Dalí, Man Ray y Óscar Domínguez. 
La capacidad de promoción del Surrealismo fue excepcional, se celebraron exposiciones en todo el mundo. El surrealismo se difundió por toda Europa (Bélgica, España, Yugoslavia, Inglaterra, Checoslovaquia...), incluso por Japón. 

Fotogramas de la magnífica película de Alfred Hitchcock Recuerda, con decorados surrealistas de Dalí, 1945
Una tercera etapa coincide con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, ya que casi todos los miembros del grupo se trasladan a Estados Unidos, donde siembran el germen para los futuros movimientos americanos de posguerra (expresionismo abstracto y el Pop Art).
En la vertiente cinematográfica, el surrealismo dio lugar a magníficas obras, como La estrella de mar (1928), de Man Ray. Luis Buñuel, en colaboración con Dalí, realizó las obras más revolucionarias: Un perro andaluz (1928) y la edad de oro, (1930). Alfred Hitchcock y Salvador Dalí colaboraron cuando el primero encargó al artista catalán parte de la escenografía de Recuerda.
El Surrealismo penetró la actividad de muchos artistas europeos y americanos en distintas épocas. PABLO PICASSO se alió con el movimiento surrealista en 1925; Breton declaraba este acercamiento de Picasso calificándolo de «...surrealista dentro del cubismo...».


Pablo Picasso, el sueño, 1932. En esta espléndida obra, Picasso retrató a su amada Marie-Thérese Walter
El Surrealismo es, junto al Cubismo, la vanguardia en la que la presencia de artistas españoles es más notoria. Joan Miró , Salvador Dalí y Oscar Domínguez, entre otros, son figuras claves en este movimiento.
El artista más célebre de esta corriente fue el catalán SALVADOR DALÍ (1904-1989). De personalidad compleja, megalómano, genial publicista de sí mismo, puede ser considerado también como un precursor de las performances de finales del siglo XX. Creó el método “paranoico-crítico”  y lo aplicó a la pintura, elaborando de modo sistemático cuadros con varias imágenes superpuestas. Su técnica naturalista, de “buena cocina”, mostraba influencias de grandes pintores, desde El Greco, Velázquez hasta Goya. Paradójico y genial siempre, no abandonó nunca su capacidad de provocación que denota su adhesión permanente a las vanguardias. 
Dalí aportó al surrealismo el componente autobiográfico de sus obras, y su calidad técnica, muy superior a los demás surrealistas y una riqueza de imágenes infinitamente superior, que procede en gran parte del catálogo casi infinito que le proporciona la historia del arte (“imágenes dobles”…). 
Fue importantísima también su labor como escritor, diseñador de joyas, decorador, escenógrafo, etc. 
Los últimos quince años de su vida están jalonados por el reconocimiento nacional e internacional a toda su producción. Así, en 1974 se inaugura el Teatro-Museo Dalí en Figueras (Cataluña). En 1982 se inaugura el Museo Salvador Dalí en St. Petersburg (Florida, Estados Unidos) y el rey Juan Carlos I le nombra Marqués de Púbol. 

Entre sus obras destacamos: Muchacha en la ventana, La persistencia de la memoria, Leda atómica, El enigma sin fin, El gran masturbador…

Dalí, el gran masturbador, 1929
                     
                             Dalí, el enigma sin fin, 1938                                                                                                 

Por último, no podemos dejar de hacer referencia a la influencia que tuvo el SURREALISMO EN CANARIAS, y más concretamente en Tenerife. Allí tienen amplio eco las propuestas del grupo surrealista de Paris. Los surrealistas canarios se aglutinaron en torno a la revista Gaceta de Arte de Eduardo Westerdahl, con pintores como ÓSCAR DOMÍNGUEZ o el propio Westerdahl y un grupo de poetas. En 1935 Breton y Peret viajaron a Tenerife para asistir a la exposición Internacional de Surrealismo, programada por Oscar Domínguez en el Ateneo de Sta. Cruz de Tenerife, con obras de Arp, Dalí, Domínguez, Tanguy, Picasso, etc.


Exposición internacional de Surrealismo en Tenerife en 1935
Hijo de un rico terrateniente tinerfeño, Oscar Domínguez se trasladó a París en 1927, pero no sería hasta 1931 cuando se dedicaría de lleno a la pintura.
En París, entre 1934 y 1940, es un miembro activo del Surrealismo.
Sus mejores trabajos son los del llamado periodo cósmico (a partir de 1937), dominado por el automatismo y por el color azul; sus pinturas recuerdan desastres geológicos, como sucede en Nostalgia del espacio (1939). En sus obras muestra un universo onírico desconcertante, como por ejemplo en la máquina de coser electrosexual (1934). Abundan las referencias isleñas con alusiones concretas a la flora y orografía canarias. Estas visiones mágicas como las que aparecen en El drago (1933) o Cueva de guanches (1935).


Oscar Dominguez, máquina de coser electrosexual, 1934-35


Oscar Domínguez, retrato de Roma
Gran parte del vocabulario pictórico de Oscar Domínguez procede de Dalí, como lo evidencia el recurso frecuentemente utilizado del alargamiento de los miembros y el empleo de figuras protoplasmáticas, aquellas que por efecto del deseo sufren alteraciones en su conformación anatómica, presentando excrecencias gelatinosas y desbordamientos. También es de origen daliniano la imagen paranoica o imagen doble. Sin embargo, y a diferencia del pintor de Cadaqués, el punto de partida de la producción de Oscar Dornínguez no es una sexualidad conflictiva sino el humor y el deseo entendidos ambos como motores de la actividad humana. 
El Surrealismo consideró el humor como una de las formas más eficaces de subversión de la realidad. 
Oscar Domínguez desarrolló en 1936 una técnica automática de gran efectividad, la decalcomanía, consistente en aplicar el pigmento muy diluido sobre el soporte y, a continuación, presionar sobre éste con una superficie rígida, lo que provoca la distribución irregular del pigmento y la consiguiente creación de formas arbitrarias. Si las manchas así generadas no sufren modificación posterior, el procedimiento se denomina decalcomanía sin objeto preconcebido, mientras que si el pintor reinterpreta esas formas y las retoca para acentuar su parecido con determinadas manifestaciones, como pueden ser conformaciones coralinas, arborescencias, etcétera, nos hallamos ante la decalcomanía del deseo. 
El pintor canario demostró ser también uno de los creadores más imaginativos de objetos surrealistas, ámbito de actuación que alcanzó un amplio desarrollo en la década de los años treinta, habiendo participado con en la gran Exposición de Objetos Surrealistas, celebrada en 1936 en París. Los objetos, liberados de su funcionalidad habitual, demostraron que podían convertirse en medios eficacísimos para establecer nuevas relaciones entre el ser humano y el entorno físico en que éste se mueve, al mismo tiempo que posibilitan también la actuación de las potencias del subconsciente. 
A finales de los años treinta la obra de Oscar Domínguez denota un cambio de orientación sustancial, siendo sustituidos los contenidos oníricos y las manifestaciones del subconsciente propias del Surrealismo por visiones de carácter cósmico. A partir de la Segunda Guerra Mundial su creatividad se resintió bajo el peso del influjo picassiano. Sufrió una terrible y dolorosa enfermedad –acromegalia- y finalmente se suicidó.

RECURSOS EN RED
Aparte de los blogs y webs de arte que habitualmente recomiendo y que presentan referencias sobre el Surrealismo, quiero destacar también a algunos museos dedicados a los artistas de este movimiento:

Sobre André Breton.
Sobre Dalí.